wall-e1

El desarrollo de robots es algo hasta cierto punto normal hoy en día, los tenemos disponibles en una amplia variedad de diseños, formatos y tareas, que van desde juguetes diseñados para educación, hasta como armamento militar y perturbadoras mascotas, pero hay un campo que siempre ha resultado atractivo tanto a niños como adultos: los robots mascota con sistemas de inteligencia artificial.

Anki es una compañía con sede en San Francisco que saltó a la fama después de diseñar una interesante evolución a las pistas de coches de juguete, y que ahora regresan a la escena con un nuevo robot de nombre Cozmo, un proyecto donde interviene la inteligencia artificial y la expresión de sentimientos, algo que sin duda nos recuerda al famoso y entrañable Wall-E de Pixar.

Cozmo, un pequeño compañero robot con reconocimiento facial

wall-e2

Lo primero que menciona la gente que ha tenido contacto con Cozmo, es que les recuerda mucho el aspecto y comportamiento de Wall-E, algo que no llega de gratis ya que uno de los colaboradores en este desarrollo es Carlos Baena, ex animador de Pixar, porque uno de principales objetivos de este proyecto es que Cozmo pudiera “expresar sentimientos”, y así crear empatía con el usuario.

La expresión de sentimientos se logra en base a su rostro que es una pequeña pantalla OLED con ojos animados que se transforman dependiendo de la situación, es así como sabremos cuando está enojado, pensativo, durmiendo, aburrido, triste, sorprendido, asustado y otra gama de expresiones que se combinan entre sí para dar una variedad muy amplia que ayuda con su interacción.

wall-e3

El robot es capaz de moverse y jugar gracias a un sistema de inteligencia artificial, el cual se va moldeando dependiendo de las interacciones que tenga con las diversas personas a su alrededor, ya que además es capaz de reconocer rostros y voces, por lo que cuando conoce a alguien nuevo se muestra temeroso y desconfiado, tal y como lo hiciera un niño, pero con el paso del tiempo si esa persona se gana su confianza veremos como cambia la actitud.

Cozmo funciona con una aplicación móvil compatible con iOS y Android, desde donde podremos interactuar con él por medio de una serie de bloques físicos que se convierten en una forma de competir, jugar y que Cozmo aprenda a explorar su mundo y de los cuales dependerá la creación de su personalidad, porque es capaz de burlarse si nos vence en un juego, o llorar y frustrarse si nunca gana.

wall-e4

Cuenta con sus propio sistema de mapeo de zonas que le permite identificar en qué lugar se encuentra, además de sensores que le ayudan a identificar orillas de mesas o escaleras para que no caiga accidentalmente. Sus dimensiones son realmente pequeñas, por ello su batería apenas alcanza dos horas de autonomía pero por fortuna se recarga en sólo 10 minutos.

El objetivo de Cozmo es crear un vínculo emocional con su dueño, además de que sus creadores prometen actualizaciones periódicas para añadir nuevas funciones y capacidades. El robot Cozmo saldrá a la venta durante el mes de octubre por 180 dólares y apunta a ser uno de los objetos más vendidos de la temporada navideña, tal y como sucedió con el BB-8 de Sphero, que salió hace un año en esas fechas por 150 dólares, por lo que sus creadores creen que tendrá un gran éxito: “Cozmo hace muchas más cosas que el BB-8 y además es más tierno”.

Más información | Anki

Likes: Facebook y Twitter

Gracias por tú atención.