huella_0

Desbloquear tu móvil mediante huella dactilar es más cómodo que hacerlo mediante un código PIN o un patrón. Sin embargo, desde el punto de vista legal, es mucho más seguro usar una contraseña o patrón como método de bloqueo que esté almacenada sólo en tu cabeza.

La diferencia es que por ley puedes verte obligado a facilitar algunos de tus parámetros biométricos. Para comprobar si has cometido o no un delito, la justicia puede ordenar que se te tomen muestras de saliva, sangre, semen o también huellas dactilares. Sin embargo, proporcionar claves y otros datos no disponibles físicamente es otro cantar.

O al menos lo es en algunos países, como por ejemplo Estados Unidos. Así lo ha comprobado Paytsar Bkhchadzhyan, ciudadana de Los Ángeles. Por orden judicial ha tenido que desbloquear su móvil mediante huella dactilar. De haber usado otro método, se habría librado.

Esto se debe a la interpretación legal de la Quinta Enmienda de la Constitución de EEUU, que protege a los ciudadanos de incriminarse a sí mismos. Esta cláusula añadida a la carta magna no incluye los datos biométricos de los sospechosos, lo que proporciona un vacío legal para que los jueces accedan a datos privados, incluyendo los protegidos por sistemas de seguridad como la huella dactilar.

Bien es cierto que, mientras que una clave puede ser descifrada o robada, tu huella dactilar te pertenece sólo a ti y es inviolable, o casi. Se ha demostrado que se puede engañar al sensor de huellas dactilares, aunque para ello será necesario primero acceder a la yema del dedo de la persona en cuestión.

La decisión está en tu mano, y nunca mejor dicho: por una parte, la contraseña, PIN o patrón son métodos menos seguros a corto plazo, mientras que la huella proporciona más seguridad en el día a día. Por otro, ante un juez puedes verte obligado a dar tu huella, mientras que la contraseña es considerada un dato mucho más privado.

Si no piensas cometer un delito, puede que la decisión esté clara. En cualquier caso, la privacidad es importante, incluso si se trata de evitar que la justicia acceda a tus datos. El ejemplo de Bkhchadzhyan ha tenido lugar en EEUU, pero son muchos los países que tienen legislaciones parecidas.

Vía: TheNextWeb

Likes Facebook y Twitter

Gracias por tú atención.