Hace poco que Otis Johnson salió de la cárcel, donde ingresó en los años 60

Otis-Johnson-observando-despues-prision_PLYIMA20151126_0003_4

A finales de los años 60, Otis Johnson ingresó en prisión por intento de homicidio a un policía. Por entonces tenía 25 años. 44 años más tarde, en agosto de 2014 fue liberado. El mundo ha cambiado por completo y meses después, Otis sigue observándolo con fascinación.

Paseando por Times Square, en Nueva York,  Johnson alucinaba: “¡Hay vídeos en las ventanas, los escaparates son vídeos!”.

Lo que más ha sorprendido a Otis de este mundo futurista en el que vivimos es cómo usamos la tecnología.

“Todo el mundo camina con cables colgando de sus oídos. Parecen agentes de la CIA”.

otis2

Johnson perdió el contacto con su familia a finales de los años 90. Desde entonces no ha tenido nadie con quien comunicarse, nadie del “exterior” que le contara qué ocurría en el mundo.

Pero Otis no piensa en el pasado. Sencillamente, intenta lidiar con el presente y por su encaje en el mismo. Dice sentirse bien. Le gusta tomar el aire, que le de el sol en la cara y observar a la gente: “Está bien esto de ser libre”.

En el supermercado, Otis directamente alucinó

Otra de las cosas que le ha dejado pasmado es el precio de una llamada desde una cabina telefónica: “Antes de que entrara en prisión costaba unos 25 céntimos, ¡ahora 1 dólar! Pero bueno, ya nadie las usa”.

El metro no le ha gustado mucho: “La gente va muy pegada. Prefiero ir en bus”.

otis3

otis4

En el supermercado, Otis directamente alucinó: “Hay tantas cosas para comer y de tantos colores…parece divertido”.

Ver el mundo con ojos nuevos. Esto es lo que hace Johnson después de 44 años. Sus observaciones, lejos de parecer desfasadas, resultan interesantes para reflexionar sobre el presente.

Vía Al Jazeera

Likes Facebook y Twitter

Gracias por tú atención.