sarah_linux_trovalds

Que el grupo de desarrollo del Kernel de Linux no es el que mejor ambiente tiene del mundo ya lo sabemos. El peculiar carácter de Linus Torvalds y sus numerosas salidas de tono son ya un clásico de la comunidad, por lo que a nadie le extrañará que un nuevo miembro de este equipo se haya cansado de tanta rudeza decidiendo tirar la toalla.

Se trata de Sarah Sharp, una empleada de Intel que se encargaba de mantener los drivers de USB 3.0 del kernel. Sharp ha admitido en su blog personal que llevaba ya un año pensando en dar este paso de abandonar el barco debido al tono en las conversaciones internas de la comunidad, en donde según ella se llegan a realizar ataques personales que atentan contra la decencia humana.

Parece que Torvalds no es el único con mal carácter en la comunidad del kernel. Quizás contagiados por las maneras de su líder, el resto de la comunidad también mantiene una cultura de trabajo en la que prima la honestidad más contundente aun cuando esta lleva a insultos personales. Sharp ha llegado a decir que antes de informar de los avances a la comunidad se pasaba todo un día temiéndose el tono con el que otros le iban a contestar.

Es poco probable que las cosas cambien

La desarrolladora no ha querido dar nombres en el comunicado de su blog, pero la comunidad del kernel Linux con Linus Torvalds a la cabeza lleva años viéndose envuelta en polémicas similares. Como resultado, a principios de este año se intentó adoptar una política de más amabilidad dentro del equipo de trabajo, pero no parece que haya dado resultado.

“Lamentablemente, es poco probable que se vean cambios de comportamiento en la comunidad del kernel a corto plazo”, ha escrito Sharp. “Muchos de los desarrolladores más veteranos no están dispuestos a abandonar el hábito de la brutalidad técnica y personal, incluso aunque luego en persona sean buenas personas”.

De esta manera, el peculiar estilo de trabajo de la comunidad de Linux vuelve a salir a la luz dibujando un ambiente de trabajo hostil que, por otra parte, hay quienes defienden que podría servir para que los desarrolladores perfeccionen su trabajo para no ser castigados verbalmente. ¿A vosotros qué os parece esta nueva polémica, estaríais dispuestos a trabajar así?

Fuente: Sarah Sharp, Imagen: saharabeara

Facebook y Twitter

Gracias de antemano.