Las diferencias entre sexos se mantienen cuando se trata de las competencias digitales más avanzadas. Un estudio muestra que el sur de Europa es más igualitario en la utilización de tecnologías que el norte.

brecha_salarial1

La brecha digital, las diferencias en el uso de las nuevas tecnologías, no solo existe entre jóvenes y mayores sino entre hombres y mujeres, y por países. Pero contrariamente a lo que se puede pensar, los números demuestran que en el sur de Europa, y concretamente en España, las mujeres no están tan lejos de los varones respecto a cuántos dispositivos acceden y con qué frecuencia. La auténtica diferencia, según un estudio, hay que buscarla en qué saben hacer con ellos, porque difiere y mucho, según los países.

“Las diferencias entre sexos en el uso de la tecnología está en qué competencias se tienen. En los países más digitalizados de Europa, que suelen ser los nórdicos, la brecha entre sexos es mucho más pronunciada que en los países del sur”, explica el investigador José Luis Martínez Cantos, del Internet Interdisciplinary Institute, basándose en datos de la oficina europea de estadística, Eurostat.

“Los indicadores sobre el uso de dispositivos se van acercando con el tiempo, pero la diferencia en habilidades complejas se mantiene”, señala. Es decir, que aunque unos y otros acaban accediendo a los mismos dispositivos, los hombres los manejan mejor. Además, Martínez Campos ha descubierto que “las brechas no se hacen menores allí donde el nivel medio de habilidades digitales es mayor, sino que por regla general se amplían. Es decir, hay mayores diferencias entre hombres y mujeres en los países nórdicos. En España, las mujeres parecen estar en mejor situación relativa respecto a los hombres. Ellas alcanzan un nivel de habilidades bastante cercano al de las europeas más punteras; sin embargo, ellos están a mucha distancia de los europeos más avanzados”. Las razones, según el investigador, hay que buscarlas en el sistema educativo nórdico, que ha primado la mayor familiaridad profesional con las máquinas. Sin embargo, la tendencia es general.

Los hombres han sido los primeros en adoptar las nuevas tecnologías. Con el tiempo, las diferencias se han ido acortando. En el uso de internet y del ordenador, la diferencia de ocho puntos que había en el 2003 a favor de los hombres se ha reducido a la mitad 11 años después al extenderse las tecnologías entre la población, según datos del INE, aunque las mujeres se conectan algo menos. Pero este acercamiento se estanca cuando se entra en las habilidades avanzadas.

Fuente e Imagen: El Mediterraneo, Las andino

Si te ha gustado el post, y/o te ha servido de ayuda, comenta, comparte y/o dale like a mis páginas de Facebook y/o Twitter.

Gracias de antemano.