El creciente envejecimiento de la población española provoca que cada
vez sean más los ancianos que viven solos en sus hogares. Esto puede
suponer una situación de riesgo en caso de que padezcan una repentina
alteración de la salud, lo cual origina cierta intranquilidad tanto para
el afectado como para su familia. Así que, para evitar más
preocupaciones de la cuenta, un grupo de investigación con participación
española ha desarrollado un robot que, controlado remotamente desde un
ordenador a través de un software, permite observar y monitorizar a los mayores para tenerles supervisados. Y hacerles compañía. Se trata de GiraffPlus.

El androide está formado por una base robótica móvil con una barra
metálica sobre la que gira una pantalla que posee webcam, micrófono y
altavoces por los cuales el anciano puede comunicarse con quien esté al
otro lado del manejo del robot, normalmente, familiares, médicos o
enfermeros. Su movilidad, pese a ser elevada (puede aparcar solo para
cargar la batería y no se choca con los muebles), no permite que suba o
baje escaleras, por lo que la GiraffPlus debe estar en la
habitación donde la persona solitaria, de un perfil mayor de 70 u 80
años, permanezca la mayor parte del tiempo, como el salón o el
dormitorio.

“El objetivo es hacer que las personas mayores puedan vivir más
tiempo en casa de manera independiente”, señala Javier González,
responsable del grupo de investigación de la Universidad de Málaga
(UMA), involucrada en el proyecto junto con el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y otras universidades e instituciones de Italia y Suecia participantes del grupo MAPIR (MAchine Perception and Intelligent Robotics).

González, asimismo, destaca otro aspecto clave (e independiente del
androide) como son los sensores instalados en toda la casa para
monitorizar al paciente todos los días: “Detecta toda la actividad de la
persona, desde si abre las puertas hasta sus pulsaciones y presión
arterial. Esos datos luego son recogidos por el software, que
extrae información útil para profesionales médicos que permitan actuar
en caso de anomalía tras la emisión de una alarma”. Por su parte, el
usuario que controle el robot desde su casa o consulta puede hacerlo con
facilidad puesto que, además, el sistema permite descargar un mapa
virtual del domicilio del anciano para desplazarse por ella.

GiraffPlus se encuentra ahora mismo en periodo de pruebas
para ver y corregir errores. Se pretende, de igual modo, ampliarlo a
pacientes recién dados de alta del hospital para observar su evolución.
“Tenemos previsto acabar el proyecto en octubre y para entonces ya
tenemos a varias empresas interesadas en su comercialización. Además,
nos gustaría mejorarla añadiéndole juegos cognitivos. Queremos que el
robot desempeñe un papel para estos ancianos”, finaliza González.

Fuente: El País

Si te ha gustado este post y/o te ha servido de ayuda, comenta, comparte
y dale like a mis paginas de facebook y de twitter