Windows y Mac OS ofrecen una
experiencia de uso única para todos sus usuarios, más allá de opciones
más escondidas que sólo los más expertos llegan a conocer. Eso trae
consigo valores positivos (menor tiempo necesario para dominar el
sistema operativo, más fidelización a ese entorno familiar y compartido
con millones de personas) pero también hace muy complicado su uso en
terrenos muy especializados o nicho, donde sería deseable que ese SO
pudiera modificarse a las necesidades particulares de ese mercado.

Sin embargo Linux carece de ese problema, ya que existen cientos de
distribuciones en la calle, algunas de ellas con vocación generalista y
en competencia a Windows y Mac OS, pero muchas otras destinadas a
públicos muy concretos, como puedan ser colegios, desarrolladores o
novatos que están dando sus primeros pasos en Linux.

Ubuntu y Debian, las más conocidas

Para muchos usuarios con conocimientos medios de informática, Linux es sinónimo de Ubuntu.
No en vano, esta distribución ha conseguido afianzarse como una de las
más utilizadas en todo el mundo, tanto en entornos profesionales como
domésticos, gracias a su enorme facilidad de uso. Su entorno de
escritorio Unity, con el que ofrece una experiencia única tanto en PC
como en smartphones y tablets, así como su intuitiva tienda de aplicaciones, han lanzado a la popularidad a esta distribución.

En realidad, Ubuntu es una variante de Debian, a su vez considerada una de las distribuciones más estables de Linux en todo el mercado.

Para principiantes: Elementary OS, Zorin OS, Linux Mint y Sugar

Si estamos dando los primeros pasos en Linux, seguramente estaremos
buscando aplicaciones de manejo sencillo aunque ello implique prescindir
de algunas prestaciones. En ese sentido, Elementary OS
es una distribución basada en Ubuntu que ha hecho de la interfaz de uso
su máxima premisa y presenta una apariencia visual muy similar a la de
Mac OS X de Apple.

Si en cambio vienes de un entorno Windows, también existe una
distribución que imita el aspecto visual del escritorio de toda la vida
de los de Redmond:Zorin OS. Esta distribución (que
cuenta con versiones especiales para PC antiguos y para entornos
educativos), también incluye adaptaciones de pago que copian hasta el
último milímetro la experiencia de uso de Windows 8.

Otra distribución de Linux que presenta una apariencia visual muy similar a Windows es Linux Mint,
gracias a su entorno de escritorio Cinnamon. Esta versión también está
basada en Ubuntu y es muy intuitiva para personas que quieran adentrarse
o curiosear el mundo Linux.

Para que los más pequeños puedan descubrir por sí mismos todo lo que
Linux puede ofrecerles (y sin perjuicio de las distribuciones pensadas
para colegios y entornos educativos), Sugar es una gran opción. Basada
en Fedora, esta distribución ofrece una interfaz de uso perfectamente
adaptable a niños de muy corta edad, con el fin de que la informática
libre les sea familiar desde su mismainfancia.

Para expertos y empresas: Red Hat Enterprise Linux y Fedora

Red Hat es una compañía especializada en software libre y que
actualmente es la creadora o mantiene con vida algunas de las
principales distribuciones de Linux para entornos de desarrollo,
servidores y empresas. En este sentido, y al margen de la multitud de
servidores que emplean actualmente Debian, ha sidoRed Hat Enterprise Linux la distribución que más aceptación ha cosechado dentro del mercado profesional.

Junto a ella encontramos Fedora, otra de las que más
comunidad de desarrolladores mueven a su alrededor. Se trata de un
sistema muy seguro y estable, que cuenta además con versiones
específicas para ordenadores, servidores y entornos cloud, con lo que es perfectamente flexible y escalable según las necesidades de cualquier empresa.

Para los que quieren un Linux a medida: Arch Linux

Uno de los valores diferenciales de Linux frente a Windows o Mac Os
es que el usuario es dueño y señor de su sistema operativo, pudiendo
modificarlo o adaptarlo a su antojo.

En ese sentido, Arch Linux es una distribución que
permite al propietario del equipo ir construyendo, paso a paso y
componente a componente, su propia variante de Linux. Eso sí, hemos de
advertir que se trata de una versión muy complicada de manejar por
usuarios sin mucha experiencia en Linux, con lo que abstenerse
principiantes en el terreno.

Un sinfín de posibilidades

Existen muchas otras distribuciones de Linux igualmente
potentes e interesantes, como openSUSE, Tails (con especial hincapié en
la seguridad), SteamOS (creada por Valve –productora de ‘Half Life’ y
‘Counter Strike’ y destinada como no podía ser de otra
forma a los más jugones), KXStudio, Ubuntu Studio y AVLinux (para los
que usan su ordenador como estudio multimedia), Lubuntu (para entornos
de hardware poco potentes), Scientific Linux (sistema operativo
específico para la computación científica) o Kubuntu y Edubuntu,
dirigidas a entornos escolares.

Y esa es precisamente la magia de Linux: por más que queramos hacer
una selección de las mejores distribuciones, siempre habrá una que se
escape y que sea la mejor para una determinada persona…

Fuente: Software Libre Juventud

Si te ha gustado este post y/o te ha servido de ayuda, comenta, comparte
y dale like a mis paginas de facebook y twitter