Suena extraño, y un poco lo es, la verdad.
Pero la ciencia y la tecnología no dejan de avanzar y acaban por
permitir que sucedan cosas tan singulares como ésta: la creación de un ordenador orgánico a partir de la conexión del cerebro de ratas.
Un grupo de científicos del Centro Médico de la Universidad de Duke, capitaneado por el neurobiólogo Miguel Nicolelis, ha logrado lo que podría parecer imposible. A este logro lo han bautizado como “Brainet” y se trata de una red compuesta por el cerebro de cuatro ratas, ni una más ni una menos.
Inicialmente los experimentos se llevaron a cabo con macacos, para finalmente acabar llevándose a cabo con ratas. Estos monos fueron capaces de cosas muy interesantes como mover el brazo de un mono virtual. ¿Qué te parece?
Los
monos estaban en habitaciones separadas, frente a una pantalla de
ordenador, y eran capaces de transmitirse información unos a otros a
través de sus cerebros conectados formando una red.
Los científicos e investigadores prepararon diversas pruebas diseñadas para comprobar que realmente la red con los cerebros conectados de los monos intercambiaba información. Observaron que podían crear la red entre dos monos, por ejemplo, reduciendo a estos el intercambio de la información.
Diseñaron una serie de pruebas con las que querían que los monos fuesen capaces de mover de manera coordinada y conjunta el brazo de un mono virtual, que podemos ver en la imagen inferior, y que tiene una pelotita en su mano.

Más adelante, sus pruebas se centraron en ratas, que trabajaban en grupos de dos. En ellas conectaron unos electrodos microscópicos,
implantados en su cerebro, más específicamente en la región del córtex
cerebral. Se utilizaba la electroestimulación para indicar cuándo tenían
que actuar unos grupos de ratas u otros. Se pudo observar que cuando un par de ratas resolvía el problema era más fácil para las dos siguientes el hacerlo, gracias a la interconexión.

El objetivo a conseguir con las ratas es que fuesen capaces de resolver en conjunto algunos problemas computacionales, y adivina… ¡lo consiguieron!
Por el momento, los resultados de esta investigación podrían ayudar a los pacientes con epilepsia, además del logro que supone crear una red de cerebros conectados que podría llevarse a la práctica en humanos en un futuro. ¿Imaginas?

Fuente: Computer Hoy

Si te ha gustado este post y/o te ha servido de ayuda, comenta, comparte
y dale like a mis paginas de facebook y twitter.