1. Instalar un entorno 3D completo en un equipo asequible.
Compiz Fusion puede correr en equipos
Pentium III con poca RAM. Efectos como el cubo, el cambio de escritorio,
la exposición de ventanas, las idem gelatinosas etc. hacen que usar
Linux se convierta en algo divertido y a la vez cómodo.
¿Algo parecido en Windows? No.
2. Controlar tu equipo de manera remota con seguridad y con una conexión a la red normalita.
Usando SSH, puedes controlar a distancia tu equipo
con Linux sin necesidad de una conexión con velocidad de la NASA. Además
es completamente seguro.
En Windows hay varios programas (que suelen ser
privativos) para hacer las mismas tareas, y suelen requerir mucho más
ancho de banda, con lo que su utilidad, queda en entredicho.
3. Cambiar tu entorno de escritorio completamente, reemplazando absolutamente todo lo que puedes ver.
Linux permite una configurabilización y
personalización impensable en sistemas privativos. Puedes cambiar el
entorno de escritorio entero, teniendo muchas opciones para elegir (Gnome, KDE, Enlightenment, XFCE, FluxBox …)
Además, dentro de cada una, podrás elegir los temas de escritorio, el
tamaño y el tipo de los iconos, el color de las barras, poner o no docks, etc.
En Windows deberás conformarte con lo que traiga el
SO, pudiendo cambiar como mucho, algún color que otro y algún borde de
ventanas e iconos.
4.  Instalar varios entonos de escritorio completamente diferentes.
Como dijimos antes, puedes elegir varios entornos. Si necesitas velocidad y rendimiento usa XFCE, si precisas equilibrio entre configurabilidad y usabilidad usa GNOME, tu equipo lucirá genial con KDE, y para los pros… Enlightenment. Puedes tener instalados varios e iniciar con el que te convenga más en cada momento.
Con Windows tienes un sólo entorno, el de Windows.
5. Corre el sistema operativo sin entorno gráfico.
En Linux podrás manejar tu sistema desde un terminal,
en modo texto sin necesidad de cargar un entorno gráfico. Podrás
incluso lanzar programas y conectarte a la red.
La mayoría de versiones de Windows no disponen de esta opción.
6. Convierte tu equipo con Linux en un media center.
Las posibilidades que te da Linux para configurar un
equipo a modo de media center son infinitas. Podrás usarlo con tu
televisión para ver vídeos, música… Sólo probarlo ya merece la pena.
¿Windows? Sí, tendrán uno, pero deberás pagar cientos
de euros por él y hacer lo que el fabricante ha dicho que puedes hacer,
no más. Con lo que lo convierten en algo obsoleto y no puede ni
acercarse a las posibilidades de Linux
7. Transferencia de archivos entre ordenadores de manera segura.
Es posible transferir archivos entre ordenadores de
Windows, pero está claro el por qué hay tantos servicios online de
transferencia de archivos en Internet. En Linux tan solo tienes que
copiar tus archivos en la red con un sólo comando. Tan fácil como hacer
una copia local del archivo.
Windows no permite el intercambio de la misma manera, con lo que resulta mucho más compicado, a la par de altamente inseguro.
8. Recuperar archivos del disco duro cuando no arranca.
A todos los Windowseros del mundo les pasa alguna
vez. El disco duro se va a tomar por culo y todos los archivos a la
mierda. ¿Solución? Introducir un Live CD de Linux y copiar los archivos a una memoria externa. ¡Salvados!
9. Instalar software seleccionándolo de una lista.
En Linux existen gestores de paquetes donde están
todos los programas disponibles ordenador y fácilmente localizables. Si
queremos un nuevo programa, lo único que debemos hacer es buscarlo por
su nombre, tipo o característica, seleccionarlo e instalarlo. Así de
fácil.
En Windows deberás ir a la tienda a comprar el
programa, meter el cd e instalarlo. En el caso de que no quieras pagar,
deberás buscar versiones de prueba en Internet, pero sólo nos servirán
hasta que caduquen. También podemos tirar de emule y bajarnos una
versión pirata, pero espera a ver que funcione y veremos el número de
cracks que necesita hasta que rula. Por cierto, no te olvides de comprar
un antivirus porque en todo el proceso es posible que hayas pillado, 50
virus, 23 troyanos, 5 gusanos y un dolor de cabeza.
10. Tener todo el software disponible para tu sistema actualizado a la última versión de manera automática.
Con las actualizaciones
automáticas, tu sistema se actualizará cada poco tiempo,
proporcionándote los últimos cambios de las aplicaciones, archivos
corregidos, nuevas mediadas de seguridad etc.
En Windows hacen una
actualización cada nosecuantos mese o años y es válida únicamente para
sistemas originales. Si quieres tenerlo pirata, lee el apartado 9.b de
esta lista.
Si te ha gustado y te ha servido de ayuda, comparte y comenta en mi pagina del facebook.
Gracias de a antemano por tu atención.